Seleccionar página

Numerosas personas me preguntan si después de un tiempo consumiendo reishi, puede crear «dependencia» y bajar las defensa si dejas de consumirlo, como sucede con otros productos. La respuesta es no, no crea ninguna dependencias: si los consumes tienes ese beneficio, y si los dejas de consumir simplemente dejas de tener esa modulación del sistema inmune. EL mecanismo de modulación es muy natural, de reconocimiento, y por ello no puede crear ningún tipo de dependencia: mas bien podría considerarse alrevés: hace que el organismo a que no se atrofie y tenga capacidad de respuesta. Para entender por qué de esto, nada mejor que conocer el mecanismo de modulación del sistema inmune del reishi y otras setas inmunomoduladoras.

Las muléculas del reishi que principalmente activan las defensas del cuerpo son betagluacnos (aunque tamibén hay proteínas inmunomoduladoras, triterpenos y otras).  Los beta-glucanos son polisacáridos complejos que se encuentran en diversas fuentes naturales como las paredes celulares de las levaduras, setas, algunas bacterias y diversos vegetales. Han sido, y son, muy estudiados para la modulación del sistema inmune.

En términos simples, actúan como «activadores» del sistema inmunológico, esencialmente engañando al cuerpo para que piense que está bajo ataque, lo que a su vez provoca una respuesta inmunitaria. Los beta-glucanos logran esto al interactuar con ciertas células inmunológicas, incluyendo macrófagos, células dendríticas, y células Natural Killer (NK), estimulando su actividad.

Para los más especialistas: específicamente, los beta-glucanos son reconocidos por varios receptores en las células del sistema inmunitario, como el Dectin-1, Complement receptor 3 (CR3), y TLR (Toll-Like Receptors). La activación de estos receptores lleva a una cascada de señales que resulta en la producción y liberación de varias citocinas , las cuales ayudan a coordinar la respuesta inmune contra patógenos.

Por otro lado los beta-glucanos también pueden tener un efecto en la respuesta inmune adaptativa, estimulando la actividad de los linfocitos T y B, lo que puede mejorar la respuesta inmune a las infecciones, pero esto lo dejo para otros artículos.

Una vez entendidos esto se entiende que, cuando dejamos de consumir reishi, simplemente el organismo deja de fabricar defensas porque no hay un «patógeno» que le esté atacando.

Por ello los beta-glucanos no son sustancias adictivas, ni crean dependenci, como sucede con los alcaloides. Si dejas de consumirlos, es posible que pierdas los beneficios para la salud asociados con su consumo regular, como la mejora de la función inmunológica, pero experimentarás ningún efecto negativo directo. Sin embargo, como con cualquier cambio en la dieta, es posible que notes alguna diferencia en cómo te sientes en general.