Seleccionar página

Dado que el reishi influye en el sistema inmunitario, es importante tener precaución al administrarlo a pacientes en terapias con inmunosupresores. Por lo mismo, se debe tener en cuenta que el reishi puede no ser adecuado para personas que hayan recibido trasplantes o que sufran de enfermedades autoinmunes y estén medicados para estas.

En el caso de personas con problemas autoinmunes que no están tomando inmunosupresores, es aconsejable que consulten a su fitoterapeuta antes de considerar el consumo de reishi. Si el especialista aprueba el consumo, se debe seguir las indicaciones proporcionadas.

Respecto a la interacción con anticoagulantes, el reishi puro, en cantidades de hasta 1,5g/día, no parece afectar la coagulación sanguínea (2g/día puede ser una cantidad segura) aunque no se ha evaluado dosis mayores.

Importante: el micelio de Ganoderma lucidum, a menudo etiquetado como «reishi» en el mercado, sí se ha visto que influye en la coagulación sanguínea y no se debe consumir junto con anticoagulantes. Dosis de 3g/día pueden afectar gravemente a la coagulación. Es importante tener en cuenta que aunque ambos productos sean etiquetados como reishi, el micelio y la seta son productos totalmente diferentes.

Si una persona con diabetes decide tomar reishi (cosa muy reomnadad, ver apartado reishi y diabetes), se recomienda un consumo gradual, empezando con pequeñas cantidades y aumentándolas progresivamente, pues puede desestabilizar la misma. Los diabéticos deberán vigilar su nivel de azúcar con mayor frecuencia para evitar descompensaciones. Se debe tener especial precaución con los extractos de reishi, ya que pueden tener un mayor impacto en los niveles de azúcar que un reishi puro (recomiendo sólo reishi puro micromolido, en el caso de diabetes).

Respecto a las alergias, no se ha demostrado que el consumo de reishi puro cause efectos alérgenos. Sin embargo, se han identificado sensibilizaciones a las esporas de reishi en algunos individuos. En general el reishi se considera un normalizador del sistema inmune y reductor de alergias. Por eso es bastante recomendado en estos procesos.

En algunos casos, el consumo de reishi puede ocasionar intolerancias, que pueden manifestarse como malestar estomacal, gases o síntomas digestivos variados. Se recomienda evitar tomarlo en ayunas para reducir posibles intolerancias. También puede ser beneficioso hervirlo un poco para facilitar la digestión de la fibra y proteínas, siempre considerando que altas temperaturas prolongadas puede reducir parte de su poder antioxidantes.

Si bien la hepatotoxicidad del reishi en polvo ha sido objeto de debate, se ha demostrado que el reishi puro no es tóxico para el hígado en numerosos estudios, alrevés, es un potente hepatoprotector. Se han reportado casos de toxicidad hepática atribuidos a productos etiquetados como reishi, pero que contenían otras sustancias o bien estaban mal desecados (aparición de aflatoxinas), por lo que es esencial adquirir reishi de calidad y asegurarse de su autenticidad.

En conclusión, para asegurar un consumo seguro y efectivo del reishi puro, se debe adquirir el producto de empresas especializadas. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier suplementación, especialmente en casos de condiciones médicas preexistentes o el uso de medicamentos.