Seleccionar página

La cimicífuga, también conocida como Cimicífuga racemosa, es una planta que viene de América del Norte. Desde hace mucho tiempo, ha sido utilizada por las comunidades nativas americanas para tratar una variedad de problemas de salud, como mordeduras de serpiente, malaria y diferentes tipos de dolor, incluyendo molestias menstruales y reumáticas. Esta planta se popularizó tanto que incluso se convirtió en un ingrediente principal en un famoso tónico para mujeres en el siglo XIX.

Fue introducida en Europa hace alrededor de 50 años, donde principalmente se usa para aliviar los síntomas asociados con la menopausia. La parte que se usa medicinalmente es la parte subterránea de la planta, que incluye la raíz y el rizoma, y tiene un olor suave y un sabor amargo.

Esta planta contiene varios componentes activos, entre ellos algunas sustancias químicas complejas y ácidos específicos que son loa que aportan beneficios para la salud: cteina, 27-deoxiacetina y sus derivados glucosilados, cimicifugósido, etc. además de una isoflavona la formononetina, presente siempre en muy bajas concentraciones. La droga contiene también ácido isoferúlico y ácido salicílico.

En términos de sus beneficios, se ha descubierto que puede ayudar a fortalecer los huesos. Estudios en ratas han mostrado que puede promover la actividad de las células que ayudan a construir hueso, mientras reduce la actividad de las que lo descomponen. También parece tener un efecto positivo en la reducción de la grasa corporal y en la mejora de la función muscular en ciertas áreas del cuerpo, pero necesita mas estudios clínicos sobre estos aspectos.

Además, hay investigaciones que sugieren que la cimicífuga podría tener propiedades que ayudan a inhibir el crecimiento de células de cáncer de mama, potenciando incluso la efectividad de algunos tratamientos contra el cáncer.

Aunque muchos de los ensayos clínicos han mostrado resultados prometedores, especialmente en la reducción de los síntomas de la menopausia, aún se necesitan más estudios para comprender completamente sus beneficios y seguridad a largo plazo.

Debido a sus pocas investigaciones, en principio no se recomienda usarlo por más de seis meses continuos debido a la falta de información sobre su seguridad a largo plazo. Ademas, es siempre indicado su consumo con alimentos, ya que por si solo puede puede causar molestias leves en el estómago, el principal efecto secundario.

Por otro lado, la agencia de seguridad alimentaria de España ha advertido de algunos extractos de la planta que han dado problemas hepáticos. DEsde mi experiencia y formación, es probable que fueran extractos de baja calidad en que el daño hepático lo hayam originado disolventes residuales (no eliminados en los procesos de extracción), como ha sucedido con otras plantas. Sin emabargo, ante la duda, es muy recomendable combinarla la cimicífuga con reishi, ya que este es el hongo hepatoprotector por excelencia, tal y como comento en este artículo: higado graso y reishi, el mejor hepatoprotector.

Cualquier duda, no duden en escribirme.