Seleccionar página

Las piedras en el riñón son una de las condiciones urológicas más dolorosas y comunes que afectan a millones de personas en todo el mundo. Estos cálculos, que son pequeñas masas sólidas compuestas de minerales y sales cristalizadas, pueden causar dolor extremo y complicaciones si no se manejan adecuadamente. Entre los diferentes tipos de piedras renales, los cálculos de oxalato de calcio son los más habituales. Es aquí donde la dieta juega un papel crucial, especialmente en la reducción de la ingesta de oxalatos. En este artículo, exploramos por qué y cómo reducir los oxalatos en la dieta es fundamental para quienes sufren de este tipo de litiasis renal.

¿Qué son los Oxalatos y Cómo Contribuyen a la Formación de Piedras?

Los oxalatos son compuestos naturales que se encuentran en muchos alimentos. En el cuerpo, se combinan con el calcio para formar oxalato de calcio, la sustancia principal en la mayoría de las piedras renales. Aunque la presencia de una pequeña cantidad de oxalato de calcio es normal y no representa un problema, una concentración excesiva puede conducir a la formación de cristales que eventualmente se convierten en cálculos.

La Conexión entre la Dieta y las Piedras Renales de Oxalato

La dieta puede influir significativamente en la cantidad de oxalatos que se absorben y excretan por el cuerpo. Un consumo elevado de alimentos ricos en oxalatos puede aumentar la cantidad de oxalato en la orina. Cuando hay una concentración alta de oxalato y una insuficiente ingesta de líquidos, estos oxalatos pueden cristalizarse y unirse al calcio, dando lugar a piedras.

Estrategias Dietéticas para Reducir los Oxalatos

Si usted es propenso a formar piedras de oxalato de calcio, he aquí algunas estrategias que pueden ayudar a reducir los niveles de oxalato:

Limitar Alimentos Ricos en Oxalatos: Reduzca la ingesta de alimentos que contienen altas cantidades de oxalatos, como espinacas, remolachas, frutos secos, té y chocolate.

Aumentar la Ingesta de Calcio: Contrariamente a lo que se podría pensar, una ingesta adecuada de calcio puede ayudar a reducir los niveles de oxalato al unirse al oxalato en los intestinos, lo que evita que sea absorbido en el torrente sanguíneo.

Mantenerse Hidratado: Beber suficiente agua diluye la orina y reduce la concentración de oxalato y otros componentes de los cálculos renales.

Reducir la Ingesta de Sal: La sal puede aumentar la excreción de calcio en la orina, lo que potencialmente podría unirse al oxalato.

Moderar la Ingesta de Proteínas Animales: Las dietas altas en proteínas animales pueden aumentar el oxalato en la orina.

Evitar complementos alimentación con alta cantidad de vitamina C. La vitamina C la elimina el cuerpo en forma de oxalato.

Como reducir el oxalato en legumbres y otros alimentos:

Reducir el contenido de oxalato en legumbres y otros alimentos es una estrategia que se puede considerar para aquellas personas que son susceptibles a la formación de cálculos renales de oxalato. Aquí te dejo algunos consejos para disminuir la cantidad de oxalatos en las legumbres:

Remojo Prolongado: Sumergir las legumbres en agua durante varias horas o incluso toda la noche puede ayudar a reducir su contenido de oxalato, ya que algunos de los oxalatos se disuelven en el agua de remojo. Asegúrate de desechar esta agua antes de cocinarlas.

Cocinar con Abundante Agua: Cocinar las legumbres en una gran cantidad de agua puede ayudar a eliminar aún más oxalatos, porque se disuelven en el agua durante el proceso de cocción. De nuevo, es esencial desechar el agua después de la cocción y no utilizarla para preparar otros platos.

Escoger Legumbres Bajas en Oxalatos: Algunas legumbres tienen un contenido de oxalato más bajo que otras. Por ejemplo, los guisantes y las judías verdes tienden a tener menos oxalato que las alubias y los frijoles negros. Incorporar estas opciones más bajas en oxalato en tu dieta puede ser útil.

Consumir Calcio en la Comida: Ingerir alimentos ricos en calcio durante las comidas puede ayudar a unir los oxalatos en el intestino, lo que reduce su absorción en el cuerpo. Los productos lácteos son una buena fuente de calcio, pero si prefieres opciones vegetales, elige aquellas fortificadas con calcio.

Equilibrar la Dieta: Aunque estés enfocado en reducir los oxalatos, asegúrate de mantener una dieta equilibrada. Esto significa no eliminar por completo grupos de alimentos a menos que se recomiende por un profesional de la salud.

Implementación de Cambios Dietéticos

Hacer cambios en la dieta puede ser desafiante, especialmente si involucra alimentos que disfruta. Sin embargo, es importante recordar que incluso pequeñas modificaciones pueden tener un gran impacto en la prevención de las piedras renales. Trabajar con un nutricionista o dietista puede proporcionarle un plan de alimentación personalizado que cumpla con sus necesidades y preferencias.